Antecedentes de la Arquitectura Griega

 

    Los antecedentes del arte griego los podemos dividir en varias etapas:

Culturas Egeas:

  • Cultura de las Cicladas (3000-1700 a.C.)
  • Civilización de Creta (2000-1500 a.C.)

Cultura Micénica (1500-700 a.C.)

 

El arte griego va de las islas al continente. Las primeras manifestaciones artísticas aparecen en las pequeñas islas que se conocen con el nombre de Cícladas, cuya cultura situamos entre la Edad del Hierro y el período histórico.

 

ARTE MINOANO CRETENSE

 

Creta, que en la actualidad es una isla más bien pobre, seca y de precaria agricultura, entre los años 2000 y 1500 a.C., fue centro de una civilización esplendorosa y ejerció poder militar marítimo sobre todo el Mediterráneo antiguo.

A su arte se le llama minoano-cretense, por el nombre de un fabuloso rey Minos, al que se le atribuye la construcción del laberinto mitológico.

Elemento muy característico de la arquitectura cretense es la columna, muy familiar para nosotros, puesto que la veremos constantemente en nuestras construcciones coloniales. Es la llamada columna estípite, de base redonda, capitel muy sencillo y fuste liso y, lo que es su característica principal: más ancha arriba que abajo.

 

Columnas estípites del palacio de Cnossos

 

Palacio de Cnossos

 

Columnas estípites del palacio de Cnossos

 

Palacio de Cnossos

 

 

Palacio de Cnossos

 

El descubrimiento de esta importante civilización se debe al arqueólogo inglés Arthur Evans, que en 1900, hizo excavaciones en la ciudad de Cnossos, de las que salió un gran palacio, contemporáneo de la Edad de Bronce europea. Este palacio no tenía murallas ni defensas de ninguna clase. Su arquitectura es la del tipo que se denomina de arquitrabe y columna, que es el desarrollo del dolmen: piezas de soportes verticales (columnas o pilares), sobre las que va un elemento horizontal que cierra el vano: arquitrabe o dintel.

Palacio de Cnossos

 

ARTE MICÉNICO

 

Entre los años 1500 a 700 a.C., la civilización de las islas pasa a tierra firme y se desarrolla con gran esplendor en la península del Peloponeso al sur de Grecia, siendo los focos principales las ciudades Micenas y Tirinto. El descubrimiento de estas dos ciudades, se debe al arqueólogo alemán Heinrich Schliemann, en 1876.

Heinrich Schliemann

 Acrópolis y Edificios Micénicos

 

Resto notable de la arquitectura micénica es la conocida Puerta de los Leones, que fue la principal del palacio real, con dos figuras aleonadas una a cada lado de la columna estípite.

 Excavaciones de Micenas

 

Puerta de los Leones, Micenas

Puerta de los Leones, Micenas

 

Tirinto ciudad fuertemente amurallada, su acrópolis o castillo con aparejo ciclópeo, o sea, bloques irregulares de piedra unidos en seco, sin pegamento. El espesor de algunos de estos muros llega a los 17 metros. Su interior estaba recorrido por galerías abovedadas según el sistema de falsa bóveda que hemos visto.

Piedras ciclópeas, Tirinto

 

Murallas con aparejo ciclópeo, Tirinto

 

Aparejo ciclópeo regularizado, Tesoro de Atreo en Micenas

 

Galerías de la Cuidadela con sistema de falsa bóveda, Tirinto

 

Falsa bóveda, bajada a la porterna de Micenas

 

El centro de estas fortificaciones era el megarón, una gran sala, donde se hacía la vida de palacio.

Megarón, precedente del Templo Griego

 

 Planta del Megarón

 

Megarón Griego