Período Clásico

(500-323 a.C) Siglos V-IV a.C.

Es el período comprendido entre los siglos V y IV del arte griego y representa la culminación y perfeccionamiento de todas las manifestaciones artísticas griegas, tanto a nivel formal como técnico.

Si las épocas anteriores han sido de preparación y progreso lento, siguiendo las directrices que impone el espíritu exigente del griego en pos de un ideal de belleza, en este período ese ideal se ve realizado en obras en las que resaltan las mejores cualidades del genio helénico.

Esta plenitud coincide, y no por casualidad, con el desarrollo político, económico y cultural de las “Polis” griegas, en especial Atenas.

En estos años nace la “Democracia” como forma de organización política del Estado. El siglo V a.C. es el verdadero siglo de oro de la cultura griega.

La decadencia política de las polis a lo largo del siglo IV a.C., consecuencia directa de las guerras del Peloponeso, marca un cambio fundamental en el arte, que evoluciona hacia nuevas formas de expresión.

La intensa vida social del pueblo griego y el refinamiento de sus costumbres inspiran la creación de diversos tipos de edificaciones, destinadas cada una a un fin específico de acuerdo al cual recibe una determinada estructura que lo hace altamente funcional. Pero el monumento en el cual el creador griego resume todas sus inspiraciones de belleza es el templo.

 

IMPERIO DE ALEJANDRO MAGNO

 

El imperio creado por Alejandro Magno desde 336-323 a.C. hizo posible la difusión de la cultura griega por un espacio geográfico que desbordó los estrechos límites de la época clásica. Con la cultura griega viajaron las formas artísticas y las soluciones técnicas ideadas por los griegos que, a partir de ese momento, se convirtieron en el referente estético indiscutible en toda la cuenca mediterránea.

Para muchos historiadores esta etapa está ya fuera de los límites cronológicos del arte griego, por considerar que sus resultados estéticos son distintos del arte griego clásico, más la obra de Alejandro Magno fue profundamente bienhechora y civilizadora, pues aseguró la penetración de la cultura helénica en Asia y África.

Territorios conquistados por Alejandro Magno