Sistemas Constructivos

El sistema constructivo griego se basa en la idea de orden arquitectónico; los griegos son los que crean la sistematización del orden arquitectónico. Esto significa buscar una medida ideal. Esta medida va a relacionar las partes con el todo. Hay una proporción ideal y perfecta.

Sobre ese orden arquitectónico que crean los griegos, ellos realizan un sistema constructivo tipo, adintelado, de apariencia equilibrada y serena (aunque conocían el arco y la bóveda no los usaron).

Ese sistema, basándose en los órdenes arquitectónicos, se utiliza para una construcción tipo: el templo griego.

Para poder llegar a establecer ese sistema constructivo proporcional y perfecto, la arquitectura griega establece el modelo arquitectónico, esta es la medida mencionada que relaciona las partes con el todo. Formas de obtener este módulo:

  • Utilizando lo que mide el diámetro o el semidiámetro de la parte inferior de la columna dórica.
  • La medición del triglifo del friso dórico.
  • Dividir el espacio delantero de un templo y cuadricularlo en secciones geométricas perfectas y establecer esto como módulo.

La columna (stylo) es el elemento plástico característico; su tratamiento (como una forma estética, más que de sustentación) determina la creación de los tres órdenes arquitectónicos griegos (orden dórico, jónico y corintio).

Los materiales constructivos utilizados fueron la piedra arenisca, la caliza y, en la época clásica, el mármol blanco del Pentélico.

Las construcciones se policromaban de rojo, azul, dorado.

La disposición de los muros se hace con sillares de tipo isódomo, perfectamente cortados y uniformes, dispuestos a soga y tizón, sin ningún tipo de argamasa, cogidos con grapas de hierro.

Sillares dispuestos sin argamasa

 

Aparejo de sillares